• Sígueme
    • Linkedin
    • Youtube
    • Instagram
Uncategorized

Hombre adicto a la pornografía

Un saludo doctora Isabel:

Tengo un grave problema con la pornografía, a mi mujer le disgusta mucho el grado de la separación que tenemos. Yo no sé a quién más acudir que a usted, espero que me ayude o me diga a dónde ir. 

Yo vivo en el área de la Bahía de San Francisco, muchísimas gracias.

Estimado amigo:

Al igual que esta sociedad se ha convertido en una sociedad con muchas adicciones. Creo que los vacíos emocionales, también están siendo compensados por distintas adicciones, y por lo general la pornografía es una de las más difíciles de eliminar.

Hay muchos factores que pueden influenciar en cuan fuerte pueda ser tu adicción. Si comenzó desde niño, y si ha llegado a ser más importante que la relación con tu mujer, definitivamente es difícil de controlar.

En el matrimonio por lo general la pornografía puede afectar negativamente y destruir la relación.

Comprende que tu esposa al ver que tú te estimulas mayormente con la pornografía, entiende que ella solo es para ti un objeto sexual. Para ti, tu satisfacción sexual está más que nada en saciarte de forma personal y ella se convierte cuando la buscas, en un objeto de placer, en vez de ser alguien con quien compartir las caricias por amor.

El problema mayor que tiene la pornografía es que se convierte, como en todas las adicciones, en el buscar de un poquito más cada vez, un tratar de emular lo que ves en los videos, y entonces te lleva a rastrear exigencias sexuales cada vez más preocupantes.

Si tú consideras que estás en ese camino, necesitas buscar ayuda lo más pronto posible. Lo peor es que si se te ha convertido en una verdadera adicción sexual, el poder mejorarte significa, que no es como con el alcohol o el tabaco, que no puedas volver a tomar o fumar.

Es algo que guarda estrecha relación con el sexo, por lo que si quieres tener una relación amorosa con tu esposa estarás nuevamente expuesto. Solo un experto en esto te puede ayudar, pues al sexo no puedes renunciar, y no sólo contigo mismo, lo tienes que tener con tu esposa.

Es un proceso y no todos los casos son iguales.

Buena suerte,

Doctora Isabel

57.3k Fans Love us