• Sígueme
    • Linkedin
    • Youtube
    • Instagram
Uncategorized

Las Amigas

Esta semana me reuní, con un grupo muy especial de amigas: Las que llevo conmigo desde la escuela.  Son muchos los años que nos conocemos, y aunque nos educaron en el mismo colegio, todas tenemos diferencias en nuestro modo de pensar sobre la vida, la política,  incluso la religión.

Somos como hermanas que hemos crecido juntas, que  venimos de una  misma madre y padre, pero con diferencias de opinión.  Muchas veces todas estas diferencias se deben a que la  mujer, por su inclinación a concesiones, todo lo que nos pasa en la vida no lo dejamos atrás, sino que sirve para moldearnos, y creo que por eso aunque nos eduquen igual, interpretamos diferente.

Alguien me dijo que no es casualidad aquellas amigas que llegan a nuestra vida.  Llegan por una razón, y a ese grupo base que tenía, se han añadido, otras, las cuales respeto y quiero también.

Nos encontramos en el camino de la vida, nos reconocemos,  sabemos que en algún lugar de la historia de los mundos fuimos del mismo clan.  Han pasado en muchos casos, décadas, pero al volver a recorrer los ríos y esos cauces, tengo muy presente las cualidades que las trajeron a mi tierra personal.

Mujeres valientes, simpáticas, con labia.

Capaces de estar horas escuchando, consolando, acompañando y compartiendo su vida, sus chistes, sus amoríos.  Muchas arquitectas de sueños, las que planean eventos; las que discuten filosofía, religión y recetas de cocina de las abuelas; cantantes de canciones de antes, guitarristas, y quienes arman una fiesta de cualquier situación.  Si alguien se enferma, hay están para cuidar y muchas veces regañamos con un ¡te lo dije, no me hiciste caso!

En tiempos pasados, las mujeres se reunían alrededor de un fuego, y ese círculo, nacían fuerzas para enfrentarse a la vida, aparecían ritos que nos unían, y mientras las brasas ardían, reíamos, festejábamos, curábamos, inventábamos, uníamos, desuníamos, nos condolíamos de las que sufrían y reíamos cuando nos relataban una historia simpática.

Hoy en día, ese fuego puede ser una reunión, alrededor de una mesa de una casa o de una restaurant, o cuando nos reunimos a tomar café, la reunión mensual para vernos, una señal de alarma que alguna nos necesita, o reunirnos todas en el living de una casa.

Cuando empezamos esta aventura de ser Mujer…no teníamos idea de las increíbles satisfacciones y de las dolorosas pruebas que nos esperaban…Tampoco sabemos cuánto necesitaremos las unas de las otras. Pero llegamos al convencimiento que cada día, seguimos necesitando a esas buenas amigas.

50.1k Fans Love us