• Sígueme
    • Linkedin
    • Youtube
    • Instagram
Uncategorized

Madre atormentada

Hola Doctora Isabel,
 
Estaba escuchando el programa acerca de madres que no soportan a ciertos hijos, y sé que muchas se identificaron con el tema. Yo también, no logré entrar en el debate y quisiera que me explique por qué yo desde que nació mi hijo no quise ni cargarlo. Yo lo quiero ahora, pero hay veces que me viene a besar y yo le viro la cara, sé que lo he herido, pues se lo veo en su rostro, pero es automático en mi. Cuando era pequeño, yo le pegaba duro, y después le pedía perdón. El me mira triste, ¿qué hago? Ayúdeme.

Hola madre atormentada:

Sí, muchas madres se identificaron con ese sentimiento de desamor. Rechazan a sus hijos desde que los traen al mundo y antes también. Muchas veces esa actitud está atada a las circunstancias del embarazo, es decir, si hubo rechazo de parte de la pareja, o puede inclusive ser resultado de abuso recibido, muchos por causa de violación.

Otras tienen problemas de depresión post partum,  y no pueden comprender cómo es posible que sean tan desnaturalizadas en determinadas conductas, esto muchas veces es el resultado de falta de balance químicos.

Detrás de las historias que se han escuchado existen emociones que jamás se habían analizado. Sentimientos encontrados con tus necesidades insatisfechas de niña, cuando tu madre también te abusaba.

Quizás sufriste rechazos de tu propia madre, y la pregunta que siempre hago es ¿a quién se parece tu hijo?  ¿a quién te recuerda? puede ser a su padre o a ti y es con esa imagen con quien tienes el conflicto.  Es el momento de mirar más allá de tu dolor de ser humano, y buscar ayuda para el dolor que tienes dentro de ti.

Cuando identificas a tu hijo con la imagen de la persona que te provoca malestar, es como si los sentimientos que tienes por esa persona te invadieran, es como si ese ser invadiera tu ser interno y te convirtieras emocionalmente en esa persona.

Este análisis debes de reconocerlo como un despertar a tus propios sentimientos, los buenos y los que vienen de heridas del pasado. Debes poder reconocer los momentos que te llevan a esas emociones negativas, y aprender a superarlas.  El perdón juega un papel muy importante en ese análisis.  

El perdonarte a ti y a la persona que te hirió es necesario.  También que día a día te esfuerces en ir a buscar a tu hijo, lo beses y le demuestres tu afecto, no solo dándole besos y abrazos, sino reconociéndole su valor, en todo lo que el hace, en sus estudios, en sus características personales como su compasión, por ejemplo.

Es el momento para cambiar, y solo tú puedes hacerlo. Puede ser por medio de terapia individual. Puedes llamar a United Way en tu localidad.

También asistir a algunos de los salones de ayuda que existen y están llenos de personas con heridas como las tuyas.

Bendiciones para ti y para tu hijo.

Doctora Isabel

48.7k Fans Love us